Tags

, ,

Cuando los sentidos están adormecidos, hay que hablarles con un lenguaje de rayos y truenos. Pero la voz de la belleza habla quedo: sólo se insinúa a las almas despiertas.

From: Así habló Zaratustra, Friedrich Nietzsche.

Advertisements